//WL2K Tahuata, Archipilago de Las Marquesas (Polinesia Francesa) desde el 24 d

Tras 12 días de una inolvidable estancia, le digimos “hasta luego” a Hiva Oa, pues pensábamos regresar.
La distancia desde nuestro fondeo en Hiva Oa hasta hasta la Bahía de Hanamoenoa en el NO de Tahuata era de unas 9 millas. El viento era escaso así que tuvimos que hacer la mayor parte de la travesía a motor y vela.
Antes de llegar a nuestro destino vimos dos pequeñas bahías con playas de arena muy rubia y cocoteros y estuvimos tentados a entrar en una de ellas pero queríamos llegar al lugar que teníamos previsto y del que tanto habíamos escuchado hablar.
Cuando estabamos llegando, la vista era de revista. Una playa con agua color turquesa, arena rubia, y al fondo un vergel entre cocoteros y frutales. Según avanzábamos, a ambos lados teníamos las paredes de las dos montañas rocosas y que intuíamos que tendría mucha vida marina. Finalmente fondeamos en 9 metros de profundidad y se veía la cadena del ancla.
Hacía muuucho tiempo, desde Las Perlas, que no nos bañabamos en una playa de arena rubia y estábamos locos por darnos bañarnos.
Cuando ibamos hacia la playa se intuía que a lo lejos habían dos casas bien separadas. Cuando estabamos llegando vimos salir de entre los cocoteros a un chico y desde lejos nos hacía señales pero no entendíamos.
Nada más bajarnos y con un machete en la mano se nos acercó y nos dijo que aquello era propiedad privada y que si el no quería no podíamos bajar. Nos quedamos medio parados ante su actitud.
Nos miraba si llevábamos algo hasta que nos preguntó si teníamos tabaco y le dijimos que no.
De entrada mi chico no le cayó bien y encima no se le ocurre otra cosa que preguntarle qué hacía él alli y algo más que al muchacho no le gustó nada y le puso una expresión de lo más agresiva.
Entré a suavizar la situación, le dije que estábamos recién llegados y que nos apetecía caminar un poco que por favor si no le importaba. Entonces se ablandó y nos indicó que nos sentáramos en un banco, cogió un coco lo abrió de un sólo machetazo y me lo dio a beber, el coco tenía la carne gorda, tenía una pinta buenísima y le pedí por favor que lo abriera y lo que hizo fue tirarlo pero de qué forma!. Estábamos que no sabíamos si echarnos a correr, pedir auxilio o qué. A todas estas le abrió un coco a Eggi pero lo seguía mirando desafiante.
Así que acojoná como estaba, no le perdía ojo al él ni al machete, le entretuve contádole de dónde venía y a todas estas le pregunté que cuánto tiempo llevaba sin fumar. Me dijo que dos días y que estaba pendiente que llegara su primo con su tabaco.
Al final le dije que yo tenía un poco pero que estaba en el barco y que al día siguiente se lo llevaría. Chaaacho, para que fue aquello, otra vez con cara de querer matarnos.
Le dije a mí chico, “anda vámonos ya, a ver si llegamos al barco. Si podemos, le traemos el tabaco ahora porque con el mono que tiene, además se nota que su mente no está equilibrada, este es capaz, como sea, de ir al barco y a saber qué nos hace”. Dicho y hecho! Al llegar otra vez a la playa, nos esperaba con otra cara, pero ya no nos fiábamos. Nos dio un mango a cada uno y nos lo hizo comer delante de él porque quería que le diéramos la pipa, imagino que sería para plantarla. Nos dijo que fuéramos al día siguiente que nos daría más.
Por cuánto… jajajaja! Esa noche dormimos con el barco cerrado a cal y canto jajajajaja.
Al día siguiente llegó el velero Rhombus, una pareja de Nueva Zelanda que casi estaban terminando de dar la vuelta al mundo. Con su llegada nos relajamos un poco, hicimos snorkeling (margullamos) y vimos muchos peces que de tan bonitos no parecían reales, disfrutamos de unos baños increibles y de una puesta de sol preciosa.
El día 27 de junio, navegamos 2 millas hasta llegar a Vaitahu. Lugar que fue escenario de marcadas aventuras de la historia:
En 1595, Tahuata fue la primera isla abordada por el navegante español Álvaro de Mendaña, descubridor de Las Marquesas .
A ver, no me voy a enrollar con la historia pero un pizco más que sea. A quien le interese. Hay un libro que está muy bien, su nombre “Serás Reina del Mundo” de Alexandra Lapierre. Apasionante vida la de Mendaña y su esposa Isabel Barreto.
En Vaitahu fue dada la primera misa en tierra marquesiana por el español Álvaro de Mendaña. En 1797 se instalaron los primeros misioneros y fue aquí donde en 1842 el Almirante Dupetit-Thouars firmó el tratado de anexión del Archipiélago de Las Marquesas con Francia.
La Bahía de Vaitahu es pequeña y preciosa, con paredes de roca negra volcánica, montañas muy altas, escarpadas y muy verdes. A donde mires está lleno de cocoteros, árboles frutales y vegetación tropical. Tuvimos mucha suerte porque no había ningún velero más.
Bajamos a tierra para dar un paseo y comprar pan.
Casualmente, a la señora que le preguntamos por dónde comprar pan, después de charlar un rato con ella (esta gente es sumamente curiosa de conocer de dónde o cómo vienen las personas que les visitan y se muestran maravillados. Como si les contáramos alguna fantasía porque muchos nunca han salido de su pequeña isla), nos dijo que no había donde comprar pan pero que pasáramos a su casa porque ella había hecho.
Otra vez el mismo tipo de vivienda con un gran porche donde había una gran cama y mesa cubiertos con telas floreadas, un fregadero…, y a través de una gran puerta se veía el interior de la casa muy limpia y ordenada.
Nos invitó a sentarnos, nos presentó a su marido, charlamos un rato y nos invitó a un plátano y a su pan que está riquísimo, era un pan frito. En Canarias tenemos algo parecido pero es un dulce que por fuera está recubierto de azúcar. Cuando nos íbamos nos regaló platanos.
El pueblo es muy chiquitito, así que no tardamos mucho en verlo.
Estuvimos en una pequeña tienda para comprar algo de frutas, para ellos es curioso porque no necesitan comprar frutas porque todos tienen su pequeño jardín frutal o su trocito de tierra.
Asi que casualmente se nos acercó un chico y nos dijo que si queríamos plátanos el podía vendernos. Finalmente, le compramos más cosas, frutos del árbol de pan, pomelos, plátanos, papayas verdes para la ensalada y nos regaló cocos y limones.
Mientras él fue a recolectar los frutos nosotros fuimos a visitar la espectacular iglesia católica, hecha en piedra hace 25 años. Tiene unas vidrieras preciosas y un magnífico trabajo hecho en toda la madera.
Entramos al minúculo museo de arte e historia que está junto al ayuntamiento y que conserva importantes restos arqueológicos, también mini pero no por ello menos interesante.
Esperábamos al chico con la frutas sentados debajo de un árbol mirando al mar cuando se nos acerca un señor y, lo típico, le contamos que somos los navegantes de aquel barco y bla bla bla! En estas que se acerca otro señor con sus grandes aletas, su fusil y una fija que se iba a pescar y también que se enredó a hablar. Jajajajaja, son así, me encantan. Por momentos en esos rasgos veo gente de mi tierra, como si fueran de Sardína de Gáldar, Agaete, Castillo del Romeral, Arguineguín o Mogán. Es increíble! O ellos son un poco canarios o nosotros un poco polinesios, jajajaja
Al verle la fija, me llamó la atención y le pregunté que si iba a pescar pulpo y me contestó que sí y que posiblemente también algo de pescado, allí, dentro de la bahía.
Como son asi de fáciles… ni corto ni perezoso nos dice Mohoho (se pronuncia Mojojo), así es como se llama el señor, que vayamos a pescar con él. Que cuando llegue el de la fruta la dejemos en el barco y que vayamos a donde él está. Así podrá pescar y subirlos al dingui.
Los tiburones son así de listos. Desde que sienten la vibración de un pescado recién arponeado, en un momento, por arte de magia, los tienes a tu lado y es muy peligroso. Así que nada más darle hay que sacarlo del agua.
No pasó 15 minutos desde que se había tirado al agua cuando vimos que Mohoho se dirigía al Joshua, pensábamos que era para ir juntos en el dingui pero NO, consigo traía un pulpo como de 4 Kgs o más. Alucinante!
Qué maravilla, a pescar que tocó ir. Eggi no salía de su asombro porque Mohoho con su cinturón de plomos, arpón en mano bajaba a 8 metros de profundidad, se paraba, elegía y disparaba. Así cogió unos cuantos.
Nos regaló el pulpo y los pescados, por nada del mundo se los quería llevar porque decía que él pescaba casi todos los días. Ese día lo pasamos juntos muy a gusto y tuvimos un menú variado y riquísimo.
Una mitad del pulpo lo preparó y puso a secar, otro hizo crudo con limón, está muy rico, otro trozo lo hice a la gallega y como no tenía papas le puse una cama de fruto del árbol del pan, le gustó mucho.
El pescado lo comimos crudo con limón y otro con leche de coco que él rayo y exprimió para sacar la leche.
Aprendí a hace el fruto del pan de varias formas muy buenas y arroz con coco. Todo eso comimos ese día regado con vino francés y cervecita Hinano. Ummmm, para qué quejarse!
Al día siguiente, bajamos otro ratito a tierra y la señora que nos había regalado pan nos llamó y nos regaló una especie de donuts redondos sin relleno que estaban riquiiiiiimos! La gente es súper amable, cordial, simpática, hospitalaria…
Ese día el viento soplaba y habían rachas más fuertes de lo normal que nos venían canalizadas desde los profundos valles. Algo a lo que ya nos estabamos habituando pero no por ello relajando.
Así que regresamos al barco, recogimos ancla y nos fuimos al lado, a la Bahía de los Delfines donde está el pueblo de Hapatoni. Fondeamos a unas dos millas del pueblo, protegidos de los vientos dominantes. Qué decir del fondeo, espectacular, fuera y dentro del agua. Cuánta vida!
Coincidimos con el Principito, barco de la una pareja francesa que viaja con sus dos hijos.
Más tarde llegó un catamarán, el Tethys y con ellos coincidimos en nuestro paseo por el pueblo.
Al llegar al pueblo, que está al borde del mar y tendrá una decena de casas. Estaban hombres y mujeres jugando a la petanca, los niños correteaban de aquí para allá jugando y riendo felices. Otro gran grupo jugaba al bingo.
Dimos un paseo por su calle o camino real que en el S XIX fue adoquinado bajo la orden de la Reina Va´ekehu. Muy bonito, con inmensas piedras a los lados, que te lleva a una iglesia muy bonita y a una zona donde claramente se veía que antiguamente hubo un poblado.
Allí nos quedamos un buen rato hablando con los tripulantes del Tethys, nos dijeron que al regreso pasáramos por su barco a tomar algo.
De camino al barco vimos la puesta de sol, ese día fue de un rojo que quemaba y como regalo de la naturaleza, por un rato estuvimos viendo delfines.
Ya en el Tethys, con sus cinco tripulantes, nos cuentan su preciosa historia. Hace unos 41 años, tres hermanos (2 chicas y 1 chico) y su parejas, después de terminar sus carreras universitarias se hacen con un trimarán y se marchan a navegar el Orinoco. De esa historia escribieron un libro muy bonito que tengo la suerte que me regalaron y firmaron un ejemplar.
Con ellos hemos vuelto a coincidir varias y he de decir que son un encanto. Desprenden vitalidad y alegría.
Al día siguiente, 28 de junio, levamos anclas. Nos dirigíamos a uno de nuestros sitios soñados, Fatu Hiva, a 40 millas. En la siguiente les contaremos más…
Eggi&Fabi

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a //WL2K Tahuata, Archipilago de Las Marquesas (Polinesia Francesa) desde el 24 d

  1. Conchy dijo:

    Hola chicos!!! Desvelada y ya son las 6 de la mañana he leido toda tu crónica Fabi. Ya estoy impaciente porque llegue el siguiente capitulo. Chacha que miedo el tio del machete….. Pero lo que abunda al final es la buena gente como la que encontrais sean de donde sean.
    Bueno ya les digo, espero con impaciencia siguiente capitulo de “simplemente Maria” jajaja!!!!
    Beso grande!!! Estamos en contacto!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s